Entrevista a Rafa Regadera (Viña Zorzal Wines) 5/5 (20)

0
426
Rafa Regadera
Rafa Regadera
Viñas

Muchos ríos de vino se han descrito en las entrevistas realizadas a los diferentes responsables de elaborar el elixir de Baco. Unos cuantos son los que realizan la magia de transmutar las uvas en vino pero pocos son los que logran hacernos sentir diferentes cuando vamos a escanciar una botella de esos increíbles vinos. Les ponemos nombre y les damos voz para que se expresen a través de las palabras igual que lo hacen con sus originales bebidas dionisíacas. 

La responsabilidad de crear estos excelentes vinos recae en varias manos y pies. Se necesita un gran equipo detrás de la cabeza pensante ya sea del enólogo o el responsable de llevar adelante un proyecto de envergadura que perdure en el tiempo y tenga la sostenibilidad para llegar al resto de nosotros. Los vinos, como bien se sabe, deben expresar su terroir y lograr una comunión con el descorchador de turno y sorprender y reflejar en la medida de lo posible de donde provienen desmitificando la única opción de que lo más importante está en la vid. Es innegable que todo parte de una base y que la viña es un gran porcentaje de cuál va ser ese vino pero no es el único factor que hace que un vino sea diferente o tenga esa magia que lo hace único entre todos sus semejantes.

Zorzal Nat Cool Graciano.

A veces, si tenemos suerte, nos encontramos con la persona o personas que tienen ese qué sé yo, viste, son diferentes, y su visión y compromiso los hace sobresalir del resto. Esto en la mayoría de los casos genera controversias y muchas veces son señalados como los raritos de la película. Estos seres que están llamados por el destino o por su espíritu a ser los que van a contracorriente, o sea si el desfile del carnaval tiene una dirección ellos van en dirección contraria, quizás porque no les gusta hacer todo igual que el resto y se esfuerzan mucho en sobresalir y ser el mejor, en vez de dar el cien por ciento dan el ciento diez por ciento.

Es una alegría y una satisfacción conocer de cerca a estos seres que generan tanta polémica como para escribir un libro aparte de su vida y obra. Me refiero a muchos y en este caso solo hablo de uno de los grandes responsables del proyecto de Viña Zorzal Wines, Rafa Regadera, pero como dije anteriormente él no está solo y tiene la virtud de haber logrado conformar un equipo donde cada uno cumple su función al ciento diez por ciento.

Viña Zorzal Wines (Logo de la Bodega)

Podría explayarme mucho más pero quiero dejar a Rafa que haga el resto y sea él quien exprese su sentir, ha llegado el momento de que conozcáis a uno de los grandes responsables de la Bodega y Viña Zorzal Wines. «Tenemos que estar preparados para el siguiente acto. No olvidemos que asistimos al único libreto que escribes tú mismo.» 

Entrevista:

¿Quién es Rafa Regadera?

Soy un pequeño inversor con pocos recursos, pero mucha suerte. Me siento muy afortunado porque en cada proyecto he ido encontrando a la gente adecuada. Con mucho esfuerzo, talento y tesón, hemos sido capaces de, trabajando en equipo, sacar adelante retos que no han sido sencillos, pero en contraste muy satisfactorios y que me han llenado de orgullo. Viña Zorzal es sin ninguna duda el proyecto de mi vida.

¿De dónde viene ese amor por la viña y el vino?

Soy de origen riojano y en mi época todos teníamos un abuelo o un familiar que elaboraba vino. En aquellos tiempos con menos bobadas que ahora y mucho más sentido común, te pasaban el porrón para que probaras el vino y guardo en la memoria ese vino natural y auténtico que se hacía para consumir en casa y que me emociona cuando vuelve ese recuerdo en las elaboraciones de nuestra bodega.

¿Cómo nace el proyecto de Viña Zorzal Wines?

Hice un MBA (Master en Administración de Empresas) nada más terminar mis estudios de economía y escribí un proyecto para hacer una bodega. Lo tuve 15 años guardado en un cajón, hasta que un día una conversación en el pueblo de Fitero entre dos agricultores me hizo decidirme y darle vida. Conocí a Antonio Sanz, fundador de la bodega Viña Zorzal, me presentó a sus tres hijos: Iñaki, Xabi y Mikel y enseguida nos dimos cuenta de que queríamos protagonizar una nueva etapa para continuar con el legado de su padre. Son tres personas increíbles. Trabajadores, inteligentes y muy buenas personas. Soy el cuarto “hermano” y lo digo sintiéndolo de corazón. Nacimos para encontrarnos.

¿Cuántas personas trabajan en Viña Zorzal Wines?

Somos ya 20 personas entre empleados, socios, asesores y colaboradores externos. Un gran proyecto que se ha ido reduciendo en volumen, gracias a lo cual hemos podido ir creciendo de manera sostenible.

¿Dónde está ubicada la bodega?

Nuestras instalaciones están en Corella un centro histórico del vino en la Denominación de Origen Navarra, pero nuestras viñas están diseminadas en los pueblos de al lado. Un triángulo formado por Fitero, Corella y Cintruénigo donde hay vides desde el siglo XII.

¿Qué superficie de viña trabajáis?

Actualmente tenemos 42 Ha en propiedad y estamos plantando 12 Ha. más. Controlamos otras 18 Ha con contratos de alquiler y compra de uvas, lo que nos hace tener una media de producción propia anual de unos 400.000 kilos de uvas.

¿Qué variedades de vid tenéis plantada?

Nos hemos especializado en variedades autóctonas: Garnacha principalmente con vinos de pueblo y parcela y Graciano, que es una variedad de la que se encuentran pocos monovarietales en el mercado porque plantea bastantes dificultades tanto como uva como en vino ya elaborado, pero realmente fue gracias al cual tuvimos nuestros primeros reconocimientos de la crítica internacional y tiene un apartado especial en nuestro porfolio. Estamos ahora preparando un Mazuelo, variedad que era mayoritaria en la denominación a finales del siglo XIX cuando la filoxera arrasó el viñedo en el Valle del Ebro y de la que viñedos viejos en vaso como el que estamos trabajando no quedan ejemplos ni de manera testimonial.
Llevamos además ya más de 10 años dedicando mucho interés en elaborar blancos de alta expresión, que hacemos con Garnacha blanca y también con Viura.

¿Cuáles son las características principales del suelo?

Nuestra zona predilecta es la que se encuentra cerca del pueblo de Fitero, donde se fundó el primer monasterio cisterciense que hubo en la península. Fue una ubicación elegida por los monjes franceses precisamente por su idoneidad para elaborar vino. Son terrenos que provienen de formaciones terciarias de la Sierra de Cameros y sedimentaciones cuaternarias con bastante actividad volcánica, ricos en basalto y alto contenido en carbonato cálcico. Son zonas de aluviales no muy profundos, arcilloso calcáreos con muy buen drenaje.

¿Quiénes son los responsables de la elaboración de los vinos?

Como todo lo que rodea Viña Zorzal el trabajo es de un equipo y siempre hay un líder único en cada parcela. En este caso Iñaki Sanz, el hermano mayor es quien se ocupa del proceso que lleva a la uva desde el campo al producto final que recibe el cliente en su casa. Es un fuera de serie muy conocido en el sector por su larga trayectoria en bodegas de Rioja y que dará mucho que hablar. En este momento director de operaciones del grupo CVNE dedica todo su tiempo libre a lanzar el proyecto familiar a niveles que los demás ni siquiera soñábamos cuando empezamos.
Su hermano Mikel Sanz es el agrónomo que mima nuestras uvas para proporcionar a su hermano una calidad de uvas con las que poder trabajar vinos del máximo nivel. Xabi Sanz es el tercero, es la gran clave de bóveda, lo dejo para el final porque es nuestro valor más importante. Es quien vende con maestría y un don innato todas las botellas que salen de nuestro proyecto. Un fuera de serie sin el que Viña Zorzal no existiría. Es el guardián de la marca y el embajador sin descanso de nuestro proyecto. Es simplemente único y completa un tridente súper top class.

¿Qué capacidad de elaboración posee la bodega?

Como te decía al principio, la bodega fue concebida para hacer más volumen que el que nosotros manejamos, pero hemos ido adaptando las instalaciones para poder elaborar cómodamente un máximo de medio millón de kilos. Nuestra intención es mantener nuestro volumen actual, por lo que tenemos unas instalaciones muy cómodas, muy bien concebidas por Antonio para trabajar bien en cada parcela y con espacio de sobra para nuestros nuevos proyectos de microvinificaciones. Un legado que sin duda ha hecho posible que ahora estemos hablado de nuestro proyecto. Sin Antonio y el sacrificio de toda una vida para que tengamos estas instalaciones a nuestro servicio, no hubiéramos llegado a nada. El equipo es inmejorable, pero no habríamos conseguido por nuestra cuenta los medios con los que contamos gracias a su esfuerzo.

¿Cómo nace la colaboración con diferentes enólogos?

Teníamos la idea en la cabeza y surgió la oportunidad. Lo típico. Colaborar es una palabra que nos gusta a todos los socios y creemos firmemente que en este sector, bastante abierto en ese sentido es la mejor forma de progresar.
Habíamos pensado en abstracto buscar ayuda para mejorar y conocimos a los Michelini por casualidad o no…Son cuatro hermanos que elaboran vinos originalmente en Argentina y que tenían una marca en el mercado como la nuestra. Bueno la suya era Zorzal a secas. Tuvimos que ponernos de acuerdo para la comercialización en USA y en lugar de un litigio surgió una amistad y una primera colaboración que fue el inicio de una colección de vinos en la que están participando nombres que vistos de cerca en la elaboración de cada cosecha son una gran Lección de Vida y Vino. Estas colaboraciones se cristalizan en un vino que llamamos Lecciones de Vuelo y que ha pasado ya por la mano de Jorge Navascués, Matías Michelini, Fredi Torres, Dani Niepoort, Arturo de Artuke y Fernando Mora por ahora. Una parte del proyecto que emocionalmente es la más potente que he sentido en estos años. Cada jornada compartida con esta gente no tiene precio. Ser feliz 100% en la vida es cuestión de muy pocos días y todos estos nombres han protagonizado unos cuantos en nuestra pequeña historia.

¿Cuántas clases de vinos se elaboran en Viña Zorzal Wines?

Si hablamos de líquidos diferentes, unos cuantos. Al final elaboramos individualmente más de 50 parcelas o parciales (partes de parcelas). Buscamos diferencias para encontrar y comprender mejor los límites de las variedades y zonas y para conseguir esa complejidad que diferencia un buen vino de uno excelente. Esto nos hace trabajar mucho en vendimias y sobre todo en los meses posteriores para clasificar los vinos. Normalmente trabajamos de arriba abajo. Es decir lo mejor de cada año se suele ver rápidamente y lo que por algún motivo no ha llegado al nivel esperado, lo usamos como descarte para un vino de base.
En resumen podríamos hablar de cinco categorías: comarca, pueblo, paraje, parcela y parcela única.

Siempre estáis innovando, ¿podéis hacer algún adelanto o referencia de vinos nuevos?

Todos los años sacamos algo nuevo, al menos en estos últimos 10 y nuestra intención es seguir con este dinamismo en el futuro. Solemos hacer algún proyecto con el enólogo invitado cada año a hacer Lecciones de Vuelo. Hemos sacado un primer vino de Lerga, una nueva zona mucho más al norte y fresca que la nuestra y ahora vendrán los parcelarios. Trabajamos la Mazuelo y estará al caer el primer monovarietal de la bodega, que se enmarcará en el proyecto Pequeñas Puertas en colaboración con Matías Michelini.
Hay mucho material en vinos blancos donde tenemos cosas que van a sorprender. Cada año hacemos elaboraciones muy personalizadas y exclusivas para grandes restaurantes de los que ya tenemos bastantes circulando por ahí.
Con Niepoort el productor portugués de Oporto participamos en un proyecto que se llama Nat’Cool del que hacemos dos varietales.
Y tenemos unas cuantas cosas que no contamos por superstición, ya que nos gusta que los temas estén cerrados y los proyectos avanzados antes de hablar de ellos.
Pero vamos, que en las instalaciones de Viña Zorzal hay material para llenar unas cuantas páginas de lo que será la narrativa del vino en nuestra zona en los próximos años y desde luego mucha ilusión y ganas de mejorar y mejorar para que beber una botella de Viña Zorzal sea simplemente disfrutar de un buen rato y una buena compañía.

¿Qué haces en tu tiempo libre?

Casi siempre que tengo un rato, abro un libro. Me gusta mucho la historia y busco y busco lecciones para aplicar al día a día, en mi vida y en mi negocio. Leo todo lo que encuentro sobre vino y procuro estar al día de lo que se hace y se pone de moda, al final todo está en los libros… Por cierto os recomiendo “Deja todo o deja el vino” de nuestro amigo Santi Rivas. Ilustrativo y divertido.

Te ha gustado este artículo? Por favor, valóralo.

No hay comentarios

Dejar una respuesta